Una rodilla inflamada puede ser un problema pasajero o algo crónico. En esta ocasión te vamos a contar sobre las causas más comunes por las que esto puede suceder. Toma precauciones y recuerda acudir a un médico ortopedista si tienes dolor o inflamación crónica en la rodilla.

Desgarro

Los músculos y los tendones recubren todos los huesos de nuestro cuerpo, incluida la rodilla. Cuando estos tejidos sufren un daño, por golpes o por un mal movimiento por ejemplo, pueden sufrir pequeños desgarros. Estos desgarros pueden ser microscópicos pero de igual manera impedirán que la articulación funcione con normalidad.

Sobrecarga

La sobrecarga muscular puede aparecer cuando no estiras correctamente antes de hacer ejercicio, cuando cargas demasiado peso en el gimnasio o incluso si tienes sobrepeso corporal. En este caso la inflamación por compresión de las estructuras involucradas en la rodilla (tendones, músculos, huesos etc.) constituye una reacción normal del cuerpo, pero si no cede con descanso, será necesario hacer pruebas adicionales.

Tendinitis

La tendinitis puede estar relacionada, aunque no necesariamente, con la sobrecarga. Es una inflamación de los tendones, que son como “cuerdas” que sostienen y dan firmeza a los huesos, también proporcionan la fuerza para moverlos. Además de la inflamación, las rodillas presentan rigidez, que es el principal síntoma de este padecimiento.

Artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad degenerativa que puede tener múltiples causas: autoinmunes, bacterianas, por diabetes o gota etc. Esta enfermedad ocasiona que el cartílago que recubre las articulaciones se desgaste, lo que provoca fricción entre los huesos que componen las mismas. Esta inflamación puede causar una “deformidad” en la rodilla. Además es crónica, por lo que requieres de un tratamiento y seguimiento permanente.

Sinovitis

La sinovitis es similar a la artritis reumatoide, pues causa rodilla inflamada. Sin embargo, no afecta directamente al cartílago, sino a la membrana sinovial. Esta membrana está encargada de nutrir al cartílago y de lubricar la articulación. Cuando esta membrana se ve afectada toda la articulación la resiente, ya que se aumenta la fricción entre los huesos. Además puede presentar aumento de temperatura en la misma, pues también regula este aspecto.

Fuente: https://www.rodillaypie.com/5-causas-de-una-rodilla-inflamada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *